miércoles, 15 de noviembre de 2017

Notre- Dame

                             Recordando París - 2

La grandiosa  catedral de estilo gótico está dedicada a María la madre de Jesús. Se encuentra situada en la pequeña Isla de la Cité, rodeada por las aguas del Sena.
Durante la Revolución francesa parte de la catedral fue destruida y muchos de sus tesoros robados. En 1804 Napoleón Bonaparte se corona a sí mismo emperador en la catedral.
Victor Hugo escribió Nuestra Señora de París, la historia de Quasimodo, el campanero que debido a su aspecto deforme no salía de la catedral "Él nunca soñó que había otros setos que las vidrieras en continua floración, otras montañas que las torres de la iglesia, u otros océanos que París rugiendo bajo sus pies." 

Me sorprendió la estrechez y la altura en su interior,  la belleza de sus vidrieras y por supuesto los 387 escalones en forma de caracol que conducen a la galería de las quimeras o gárgolas en la cima de la catedral. Los diablos vigilan París y desde esta altura las vistas de la Ciudad de la Luz son maravillosas. Compensan las largas colas y el esfuerzo que supone subir a esa altura (especialmente para los que padecemos vértigo) pero una vez arriba, la belleza y la admiración ocupan el lugar del pánico en el hemisferio cerebral.  
París y sus maravillosos monumentos siempre quedaran en mi memoria.
El río Sena rodea la catedral y parece querer protegerla.

Belleza en forma de catedral.
 La altura es impresionante.
 Hermosas vidrieras.

 En diciembre había una corona navideña.

 Las quimeras parecen pensativas...

 Hermosas vistas de la ciudad bañada por el Sena.

 La torre desde las alturas.

 Maravillosa ciudad.
 Una visita inolvidable.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Musée du Louvre

                                       Recordando París - 1

Las largas colas bajo un frío parisino nos permiten admirar la pirámide de cristal que sirve de acceso al museo. Fue construida en 1986 y contrasta con la monotonía de la piedra del grandioso edificio. El museo está ubicado en el antiguo Palacio real del Louvre. Tras el traslado de la residencia real al Palacio de Versalles el edificio de 160.000 metros cuadrados se transforma en uno de los museos más impresionantes del mundo. El coleccionismo desarrollado por la monarquía francesa a lo largo de siglos y las expoliaciones realizadas durante el imperio napoleónico forman uno de los grandes museos nacionales, que fue modelo para muchos de los museos del mundo. Hoy es uno de los más visitados.
Cuando entramos, la emoción me produce un nudo en la garganta... los controles en el interior me devuelven a la realidad, son necesarios después de los atentados terroristas. Ya dentro de las salas vuelvo a sentir esa emoción que se respira al estar rodeados de tanta maravilla reunida. El museo es enorme, se podrían pasar varios días recorriendo sus salas. Para ver las obras más destacadas es necesario una mañana completa.
Estos días se cumple un año de la visita al museo y la emoción sigue en el recuerdo y la retina.

 Grandioso edificio que alberga el museo.

 La pirámide acristalada es impresionante.

 La sala de las esculturas queda para la próxima visita.

El cuadro de la Gioconda de Leonardo da Vinci es admirado por millones de visitantes.
 Imagen bella  y enigmática...

 Lienzo de Andrea di Solario que representa a María lactante. Me invadió un sentimiento de ternura.
 No recuerdo los autores de estos cuadros. Si alguien los conoce agradezco la información. Me impresionó el realismo de la luz de la luna. 

 La sala de las joyas de la corona. Lujo y esplendor.

  Las estatuas del exterior parecen despedirnos hasta la próxima visita.

sábado, 4 de noviembre de 2017

El castaño sabio

                                     


Empecé a amar la naturaleza desde corta edad. Mi abuelo me inició llevándome con él a recoger castañas.
El abuelo quería tanto a esos árboles, los había plantado cuando era joven, los cuidaba con esmero y ellos a cambio le ofrecían sus frutos.
Yo le acompañaba feliz y con mis pequeñas manos recogía las castañas, que previamente el abuelo se ocupaba de separar de su picante envoltorio, con sus mágicos zapatos.
En el límite del castañar estaba el árbol sabio, así le llamaba el abuelo. Recorríamos en círculos toda la finca hasta que emocionado llegaba a verlo. Ahí estaba! con su ojo mágico que parecía reconocerme en cuanto me acercaba. El abuelo me decía: "Es el castaño con más años y experiencia del castañar. Allá muy dentro de su tronco tiene un corazón. Sabe que lo cuidas y claro que siente cuando te acercas"

El castaño sabio de gran corazón me vio crecer paseando con el abuelo por muchos años. Pero llegó una temporada de recogida de castañas y ese año ya no tuve los zapatos mágicos que separaban las castañas de su picante envoltorio... Esta vez sonaban dos pisadas solitarias sobre las hojas secas... al llegar al castaño del corazón guardado en su tronco, su ojo acompañó mis lágrimas con unas gotas de savia deslizándose suavemente por su corteza...

Pasó el tiempo y de nuevo sonaron más pisadas sobre las hojas, unas pequeñas manos recogen castañas, que previamente unos mágicos zapatos separan de su envoltorio picante. Recorremos en círculos toda la finca y llegamos emocionados a su lado.  Ahí está! con su ojo mágico que parece mirarnos. Siento apretar mi mano y digo: "Sabe que lo vas a cuidar y te reconoce cuando te acercas. ¿Y sabes otra cosa? allá muy dentro de su tronco tiene un corazón...


martes, 31 de octubre de 2017

Reservas verdes

Necesitaba comprobar que una parte de nuestro paisaje había logrado sobrevivir al desastre.
La inmensa tristeza que supone ver el bosque arrasado, el suelo erosionado, el monte totalmente calcinado, es tan doloroso que sigo sin poder reflejarlo en imágenes...
Es gratificante y un bálsamo para el alma, contemplar los pocos bosques que han quedado indemnes. Los animales tranquilos en su hábitat ajenos al dramático y triste final que han sufrido muchos otros, por la inconsciencia humana.
Durante estos días hemos recorrido los montes cercanos y el escenario es de enorme desolación, el paisaje convertido en carbón y cenizas... recordar el drama que vivimos al ver las casas rodeadas de llamas. La pesadilla y el terror ha sido tan grande que difícilmente se puede volver a la normalidad cotidiana. 
El fuego es devastador, es incomprensible que sea el único desastre natural provocado por la mano del hombre. Bastaron 24h para reducir a cenizas tanta naturaleza, patrimonio de todos. Tardará décadas para recuperarse. Mientras tanto disfrutaremos de las reservas (denominación más adecuada que nunca) de naturaleza.

 Nuestro paisaje es el patrimonio más preciado y vulnerable que tenemos.

 Nadie tiene derecho a destruir esta belleza.

 Los animales ajenos al drama vivido.

 Esta es la imagen que quiero ver siempre en mi tierra. 

 Numerosos miembros de su especie han perecido en nuestros montes...

 Tristemente la negrura predomina ahora sobre el verde...

  

jueves, 26 de octubre de 2017

Samhain

Halloween, Samhain en mi tierra. En estos días celebramos la noche de difuntos, una noche misteriosa donde el mundo de los vivos y los muertos parece unirse.
Los celtas, antepasados nuestros, celebraban el Samhain con numerosos rituales. Seguimos conservando la tradición de colocar calabazas preparadas en forma de calaveras con velas en su interior, en cruces de caminos y el exterior de las casas. En mi niñez se contaban historias  de terror que se escuchaban al abrigo de la chimenea cobijados bajo una manta que solo dejaba los ojos al descubierto...
Me permito la licencia de relatar una de esas historias en el idioma gallego.


                                             O HOME DO SACO
Fai moitos anos, os nenos das aldeas e tamén das cidades, vivían aterrorizados.
Na escuridade da noite merodeaba o home do saco, un ser medio home medio lobo, un verdadeiro asesino de nenos.
A consigna era que os nenos non podían sair da casa unha vez que escurecera. Ai de aquel que fora atrapado.. o seu fin sería terrible.
Contábase, que cando collía un neno, metíao  nun saco, o mataba e sacaballe o sebo, ou unto, para logo vendelo para diferentes usos.
Eran tempos difíciles en que a vida dos nenos apenas tiña valor... só para a suas familias.
Durante moitos anos o home do saco estivo atemorizando os nenos galegos. Hoxe en día o seu relato segue causando arrepios... regresando as nosas mentes na noite do Samhain.

domingo, 22 de octubre de 2017

Tiempo de esperanza


Mi tierra está curtida en los desastres medioambientales. Somos un pueblo valiente y decidido, estamos acostumbrados a levantarnos y luchar. Ahora más que nunca "a terriña" nos necesita y no podemos fallarle.
Vamos a tener mucha ayuda, de hecho ya la estamos recibiendo, la espontánea llamada marea blanca de voluntarios que se se desenvolvió con el drama del petrolero "Prestige" en nuestras costas, se ha convertido en marea verde. Muchos voluntarios están en Galicia dispuestos a ayudar en nuestros montes y bosques. Sin embargo los expertos se están manejando con cautela, no es lo mismo quitar chapapote de las playas que causar un posible daño al suelo ya dañado y erosionado de nuestros bosques. Lo primordial es tratar de evitar la llamada lava negra, el arrastre de sedimentos y cenizas al mar y las rías, lo que provocaría la contaminación del agua y la muerte de bancos marisqueros. Para ello se está cubriendo el suelo de las laderas con paja, lo que creará una capa que podrá evitar en parte el deslizamiento de cenizas.
Se calculan unos veinticinco años hasta que nuestros bosques logren regenerarse. Han ardido 35.000ha un desastre de gran dimensión. Castaños, pinos, robles centenarios que son irrecuperables.
Se están organizando batidas de rescate de animales heridos, los dramas son tan terribles que es doloroso explicar... 
Iniciamos un tiempo de esperanza, nuestro bosque es tan valiente y fuerte como sus gentes, saldremos adelante.
 Mi bosque no se rinde, la nueva vida se abre paso.

 Esta belleza está herida pero volverá a renacer.


 Las mentes que destruyen nuestro patrimonio verde, no pueden estar en su sano juicio...

 La naturaleza es sabia y sabrá resurgir de sus cenizas.